Febrero 18 de 2020

Buenos Aires, Argentina

NotiNett.com.ar > notas de opinion

Las Lebacs son impagables. Por Juan José Guaresti (nieto)

notas de opinion

Estos bonos son de dudosa legalidad porque el Banco Central no está autorizado para emitir deuda. El único que puede hacerlo es el Congreso Nacional (Artículo 75, inciso 4to. C.N.) porque este último es el que dispone pagar el capital y los intereses. Esto se sabe desde la Carta Magna inglesa firmada en 1215.

Las Lebacs son bonos inventados por el gobierno Kirchner para retirar artificialmente con su venta al público, circulante de la plaza y que los precios no suban. Los emite el Banco Central a una tasa de interés muy atractiva y los vende a inversores financieros.

Estos bonos son de dudosa legalidad porque el Banco Central no está autorizado para emitir deuda. El único que puede hacerlo es el Congreso Nacional (Artículo 75, inciso 4to. C.N.) porque este último es el que dispone pagar el capital y los intereses. Esto se sabe desde la Carta Magna inglesa firmada en 1215.

Los Lebacs pagan un suculento interés a corto plazo, de suerte que muchos inversores compran Lebacs en lugar de hacer más grande a su empresa o comprar un campo o hacer una inversión socialmente útil. El Banco Central asegura con las Lebacs un competidor para las inversiones no financieras y una forma carísima de retirar de la circulación la emisión monetaria causada por el déficit fiscal, agrandado por pagar los intereses de los Lebacs.

Sería mejor no emitir Lebacs y achicar el déficit fiscal mediante una economía pujante. Si el precio del dólar estimulara el turismo hacia la Argentina y nuestras exportaciones, se disminuirían las salidas y las compras al exterior, venderíamos afuera más de lo que compramos y tendríamos más turistas extranjeros. Recaudaríamos mucho más. Habría más empleos dignos, menos emisión monetaria origen de la inflación, y no tendríamos que pagar los intereses elevados de las Lebacs.

Además, se está produciendo un fenómeno que, si bien no es nuevo, es desalentador: el subsidio que el Banco Central otorga a quien compra dólares, influye para que se formen patrimonios en moneda extranjera fuera del país que especulan en que se repita nuestra historia económica, y en algún momento las fuerzas del mercado fuercen a una devaluación formidable como ocurrió en 2001. Quien tenga fondos en el exterior, podrá comprar en ese momento en el país, por un dólar, lo que vale tres.

Este apocamiento de la vida argentina constreñida a vivir encerrada tímidamente en un tipo de cambio artificial que termina, inevitablemente, en un desastre que, a un costo inmenso, posteriormente, restablece el equilibrio, contrasta con la audacia que tuvieron un puñado de hombres que construyeron en medio de la nada, una nación civilizada que fuera modelo de progreso y bienestar.

POR DOS RAZONES

Las Lebacs deben retirarse del mercado por dos razones: una por ser ilegales, salvo que el Congreso acepte legalizarlos con efecto retroactivo.lo que es políticamente difícil y, de todas maneras, no resolvería el aspecto central porque emitir bonos de deuda no es tarea propia de un banco central.
Otra por ser impagables dado que a esa tasa de interés es imprescindible la renovación en cada vencimiento a corto plazo lo que pone al Gobierno en la disyuntiva de abonar la tasa que indiquen los posibles tomadores o no pagar, o utilizar las reservas del Banco Central para redimirlas lo que parece bastante disparatado.
La deuda en Lebacs del equivalente a 60 mil millones de dólares que tiene actualmente el Banco Central, hace temblar al más valiente. Sería mejor consolidar esa deuda mediante una ley como la 23.982 o similares.y dejar su pago futuro en manos de una política fiscal muy seria y acometer de una vez por todas con el desarrollo económico del país. No hay duda que esta propuesta tiene el defecto de esclarecer cuentas fiscales cuidadosamente disimuladas.

Juan José Guaresti (nieto)
* Abogado. Ex director del Banco Central de la República Argentina (1983-1985). Ex profesor adjunto de Análisis Económico Financiero de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Miembro Fundador del EEA (Encuentro de Economistas Argentinos)
Compartí esta noticia: