Diciembre 09 de 2018

Buenos Aires, Argentina

NotiNett.com.ar > notas de opinion

Comprar un 0Km, toda una odisea: fechas de entrega ya se pactan para 2016 y crecen los sobreprecios

notas de opinion

Luego de que el Gobierno decidiera reducir el cupo de dólares para el pago de importaciones, la escasez de unidades se agravó. Para algunos modelos hay que esperar hasta febrero próximo. Además, crece la especulación por parte de agencias, que se se cubren ante un posible salto del tipo de cambio

n la economía, hay un juego de variables que sirve para entender el ABC del mercado: cuando hay un bien escaso y la demanda se mantiene firme, entonces el precio indefectiblemente tiende a la suba

Es lo que pasa en estos precisos momentos, por ejemplo, con el dólar blue: con una menor oferta de billetes verdes y una creciente avidez por parte de ahorristas, su valor se embarcó en un firme rally alcista. 

También, es la tónica que está dominando a la industria automotriz en su conjunto.

En efecto, tras el fuerte achique de los cupos de divisas para el pago de importaciones que dispuso el Gobierno, en lo que va de septiembre se agravaron los problemas por los faltantes. 

Las terminales y licenciatarias se ven muy complicadas, dado que el 50% de los vehículos que se comercializan en la Argentina provienen del exterior. A esto se suma que 7 de cada 10 componentes para producir un 0Km nacional también deben traerse de afuera

Los concesionarios también figuran entre los más castigados: además de que les entregan menos unidades que las necesarias, deben hacer frente a las perspectivas de una posible corrección del tipo de cambio tras la asunción del nuevo Gobierno. 

Cabe recordar que, tras la devaluación de enero de 2014, los precios de los autos experimentaron una suba promedio del 50% a lo largo del año pasado. De modo que el temor entre los dueños de agencias es desprenderse de un 0Km hoy con el riesgo de no poder reponerlo en los próximos meses. 

En medio de esta puja, quienes sufren las consecuencias son los argentinos que están interesados en acceder a una unidad y que buscan anticiparse a un eventual salto del dólar. 

Sin embargo, la realidad es que acceder a determinados modelos hoy se ha convertido en toda una odisea: o hay que tolerar largas esperas o hay que resignarse a pagar altos sobreprecios si es que el vehículo está disponible en el salón con entrega inmediata. 

El hecho de que los concesionarios especulan con la escasez de stock y los riesgos cambiarios, no es nuevo. Pero se agravó en las últimas semanas, conforme el Gobierno redujo en un 40% la entrega de divisas para la cancelación de importaciones. 

El vocero de una de las automotrices líderes en ventas, reconocieron iProfesional que el problema de los sobreprecios "es una realidad". 

"Recibimos quejas de los clientes por los valores que se están cobrando por las unidades. Pero no es mucho lo que podemos hacer. Nosotros damos un precio sugerido y tratamos de que la red de agencias. El tema es que cuando se procesa la información y nos contactamos con el concesionario, en general el auto ya está vendido", explicó la fuente que pidió estricto off the record. 

Esta realidad está pegando fuerte en las estadísticas. Desde Abeceb destacaron que la proyección de patentamientos para 2015 que se trazaba en el primer trimestre era de unas 620.000 unidades

"Ese número se podía cumplir siempre y cuando se respetara el compromiso oficial por los dólares", advirtieron desde la consultora. 

El problema es que la orden del Ejecutivo de que el BCRA reduzca los cupos, cambió las proyecciones e indundó de pesimismo al sector. 

En concreto, desde la Asociación de Concesionarios actualmente están previendo ventas por apenas 570.000 unidades para todo 2015. De concretarse, implicaría unos 115.000 autos menos que en 2014 y el peor registro desde 2009.

 

Modelos en la mira
En general, todas las marcas sufren trabas en algunos de los modelos que comercializan, especialmente cuando son importados. El punto central es que en el top 20 de los autos más vendidos, cerca de la mitad proviene del exterior. 

En el caso de las unidades que fabrican en el país, las compañías disponen de algo más de "cintura" para moverse, aunque también la prioridad es la de abastecer las exportaciones, el negocio más rentable. 

Uno de los modelos que hoy resulta difícil conseguir al precio sugerido y con entrega inmediata es el Toyota Corolla, especialmente en su versión XEi Pack.

Se trata de la unidad que quedó como tope de gama, ya que la SEG fue discontinuada el año pasado al ser afectada por el impuesto interno. En los concesionarios recién garantizan la entrega pero para enero o febrero de 2016.

En cuanto a la versión inferior, la XEi, los interesados también se toparán con problemas: hay que esperar al menos hasta diciembre.

Otra de las marcas donde se están registrando largas demora es en Honda. El modelo más afectado es la HRV que, si bien se fabrica en la Argentina, tiene como prioridad abastecer al mercado brasileño. 

El gran inconveniente en este caso es también el precio, ya que mientras el valor declarado a nivel oficial para la versión intermedia es de $309.000, no se consigue por menos de $370.000, es decir, un 20% más. 

Además, para la tope de gama ni siquiera se están tomando reservas porque en las agencias consultadas no tienen garantías de que la compañía entregue unidades en los próximos meses.

Volkswagen Golf es otra de las "figuritas difíciles" en este mercado automotriz plagado de desfasajes.

A más de cinco meses de su lanzamiento, las demoras para hacerse de un vehículo ya superan los cuatro meses y las estrategias de los concesionarios llegan a situaciones insólitas

En algunos puntos de venta, no quieren tomar seña, pero los que sí lo hacen, ni siquiera cumplen con los plazos aún superados los 90 días desde que se reserva la unidad. 

Además, la creciente demanda por este modelo -que estuvo fuera del mercado durante varios años- choca contra la escasa disponibilidad. Esto provoca que los compradores no puedan cerrar un precio y que las señas queden con valores abiertos. 

Claro que las agencias que sí tienen entrega inmediata, están haciendo valer ese privilegio. En un concesionario de Caballito, por ejemplo, disponen de una única versión del Golf Variant pero con un detalle: cotiza a $100.000 por encima de los $292.000 sugeridos por la propia marca, lo que implica casi 35% más.  

En el caso de Ford y Peugeot, los últimos modelos que presentaron son el nuevo Focus y el 308 y 408. En ambos casos, las demoras para acceder a una unidad llegan a los 60 días, aun cuando se trata de autos de fabricación nacional. 

Sin embargo, los tope de gama siguen siendo un problema para ambas compañías, dado que en la mayoría de los concesionarios directamente no hay unidades

Brasil, la gran preocupación
Además de los problemas locales, las automotrices no pierden de vista lo que sucede con la economía brasileña, principal comprador de autos argentinos. 

En ese mercado, la situación es cada vez más alarmante: la producción de 0Km se desplomó un 18% mientras que las ventas se están derrumbando un 24%. Como consecuencia de esta pobre dinámica, las terminales de ese país ya destruyeron unos 10.000 puestos de trabajo. 

Esa caída es atribuida a la decisión del Gobierno de Dilma Rousseff de suspender los incentivos fiscales con los que había permitido una reducción de los precios el año pasado para así estimular a uno de los sectores más castigadospor la crisis.

La retracción también es atribuida a la propia situación económica de Brasil, que enfrenta una caída generalizada del consumo en un ambiente de recesión económica, inflación en alza, tasas de interés en ascenso y restricciones al crédito.

Desde Abeceb advirtieron que “las automotrices esperaban que este año fuera de transición y que el país vecino acompañara con un ritmo de demanda similar al de 2014. Pero luego vino el shock externo y esta transición se tornó mucho más caótica”. 

En lo que va del año, los envíos hacia Brasil se están desplomando a un ritmo del 30%. Así las cosas, se espera que las exportaciones totalicen unas 210.000 unidades, lo que implicaría casi 100.000 autos menos que en 2014.  

Paralelamente, otros mercados como Chile, México, el resto de América latina, la Unión Europea o África están respondiendo un poco mejor. 

Sin embargo, esto por sí sólo está muy lejos de ser suficiente: el grupo de más de 60 países apenas ayudó a incrementar la demanda en unas 9.500 unidades en lo que va del año, lo que equivale a lo que las terminales argentinas producen en menos de seis días hábiles. 

De esta manera, el objetivo trazado por el Ministerio de Industria, allá por 2012, de reducir la “brasildependencia” y potenciar otros mercados, lejos está de haber arrojado grandes frutos.

Básicamente por la creciente pérdida de competitividad que hace difícil a las terminales poder incrementar las exportaciones y ganar más share. 

Compartí esta noticia: